Esta mañana el director de Atelier by ISEM ha participado en una tertulia en la nueva red social Clubhouse bajo el título “Digital Dialogues”. Le ha acompañado Juan Manuel Barrionuevo,  director ejecutivo de Copernion: una de las empresas counselors que  conforman el ecosistema de Atelier. 

Tras haberse estrenado la IV Edición de Atelier, David Luquin ha repasado y analizado la actual situación de cómo la tecnología es aplicada a la industria de la moda. “Yo veo más tecnología asociada a la investigación en determinados tejidos que pueden mejorar ciertas funcionalidades. También todo lo que tenga que ver con sostenibilidad y trazabilidad de la prenda para saber en qué fase del proceso se encuentra, dónde se ha fabricado y si las garantías de circularidad se están cumpliendo”.

No ha sido fácil sacar una edición en plena pandemia y con la incertidumbre sobre si volvería a tener el éxito como en años anteriores. “Cuando lanzamos esta cuarta edición había un cierto pesimismo generalizado como consecuencia de la pandemia. Pero cuando me puse en contacto con las marcas para conocer sus anhelos, sus necesidades para poder adaptarnos a ellos, su respuesta fue que si tuvieran un euro, lo gastarían en tecnología. Me dieron a entender que para ellos esa una de las formas de salir adelante. Está claro que las marcas saben que la tecnología es una palanca de salida muy importante”.

Juan Manuel Barrionuevo, presidente ejecutivo de Copernion, en una mesa redonda de la segunda edición de Atelier by ISEM

Atelier by Isem es la primera aceleradora española de ‘startups’ que combina moda y tecnología. El director del programa precisa que -más que una aceleradora-, es una puesta en común entre pequeñas marcas de tecnología y grandes compañías. Un modelo que, a juicio de Luquin, es muy enriquecedor para las empresas de moda por dos razones.

“En primer lugar porque, si bien es cierto que introducir tecnología dentro de su empresa puede causarles cierta reticencia al posible fracaso, además los costes de los procesos en esta situación de crisis económica, buscan algo que sea más rápido y más sencillo de implementar. Una dinámica de entrar, probar y salir. Esto es lo que propone Atelier y funciona muy bien porque las grandes marcas pueden testar ese producto disruptivo y tecnológico. 

Y, en segundo lugar, otro de los retos para las grandes compañías de moda es saber trabajar con emprendedores, con estas startups poco experimentadas en cierta medida, pero que poseen la ambición de crear algo nuevo o producir un cambio. 

Son muchos los ejemplos de tecnología disruptiva que ha visto Atelier durante estos cuatro años: probadores virtuales, la problemática del sistema de  las devoluciones, el incremento de la conversión a través de la optimización de las tallas, explotación de datos mediante el Machine y Deep Learning, Inteligencia Artificial o Realidad Aumentada, David apuesta porque los retailers sean capaces de conocer al cliente y poder seguir allá donde esté, ya sea online u offline. “Ahí está la clave de la tecnología hoy en día”, afirmaba el director. 

“Hay una necesidad de separarse de los estándares y los cánones. La moda cada vez se va a democratizar más. Las tendencias no van a estar en doscientos, sino en miles de sitios. Todo lo que sea conocimiento del usuario y de lo que está pasando va a ser fundamental”. 

  David Luquin durante la presentación del incio de Atelier by ISEM[/caption]

¿Hacia dónde va Atelier by Isem?

Una pregunta que el inversor Juan Manuel Barrionuevo lanzaba a David Luquin para concluir la media hora de tertulia. “El retail va a ir más allá de la moda. Va a estar en más sitios que solo las tiendas de ropa. No será solo outfit, ropa, joyas… Se aplicará a muchas más cosas como el estilo de vida o hasta el sector automovilístico, restauración…. Y es que Atelier cuenta también con IKEA, quien este año ha apostado por una startup inteligente que coincide con los minoristas online y offline con el fin de facilitar la gestión de devoluciones de productos en línea. “Es evidente que la tecnología en este sentido se puede replicar”, afirmaba David. “El modelo funciona bastante bien. Es cierto que ha habido fracasos, pero hemos tenido más éxitos aún así porque estamos haciendo justo lo que un inversor quiere, que es encontrarse con un producto mínimo probado e interesante para el mercado y con emprendedores que tienen ganas de hacer algo muy bueno”, contó el director de Atelier by Isem. 

Después de estos cuatros primeros años de Atelier, David ha querido mostrar a los oyentes de Clubhouse cuál es su visión del programa. “Mi manera de entender Atelier by Isem es como la nueva versión de la canción American Pie, con Don McLean y Home Free, un grupo de jóvenes que cantan a capella. Atelier en este sentido sería esa unión entre gente senior y jóvenes colaborando, trabajando juntos y repensando las cosas que han funcionado para volver a hacerlas de nuevo exitosas. 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies